Principal
Arriba
Quienes Somos
Contactenos
Album imagenes
Artes Plasticas
Apellidos
Ayuntamiento
Bellas Artes
Biografías
Bomberos de Sajomas
casa de arte
Chicas Materas
comunicacion
Deporte
Descargas
Economia
Educacion
Enlaces de Interes
Emisoras
Escultura
Forastero ya Matero
flora y fauna
Gastronomia
Hogar de Anciano
Juegos Tradicionales
Medio Ambiente
negocios en sajoma
Noticias el Chorro
Obituario
Pastoral
Pico Duarte
Producción Agrícola
Publicidad
Religión
Robert Studio
SAJOMA
Sabías Que...
Salud Matera
Teatro
Temas Bíblicos
Terapio
Turismo
Urbanismo

Visitantes Online

Eres el Visitante #:
contador de visitas

Campismo

 

CONSTRUCCIONES DE CAMPAMENTO

 Antes de ir a un campamento lo mejor es hacer una maqueta con las construcciones que harán en el rincón de patrulla, para saber que materiales necesitas y planificar bien su armado.

Aquí, como en muchas de las cosas que hacemos los scouts, la creatividad es importante. Una construcción de campamento no solo debe servir al fin para el que fue diseñada, también debe ser elegante, firme y vistosa.

A continuación algunas ideas.

CONSTRUCCIONES


Entradas y Cercas

Las entradas pueden quedar enterradas un poco para darles más estabilidad, así que debes considerarlo al hacer el cálculo del tamaño de los colihues.

La entrada da la primera impresión al entrar a tu campamento, así que si está bien hecha dará una muy buena imagen a tu patrulla.

La cerca debe ser respetada por cualquier persona y no debe usarse como una "segunda puerta" ; pues podría dañarse y dañar las demás construcciones.

 

 

 
 

La Mesa

Las mesas son construcciones algo complicadas, requieren buena planificación y conocimientos técnicos avanzados.
Para que sea más cómodo al comer se puede colocar un toldo por encima de ella para protegerse del sol y del rocío.

 

 

  El lavabo

Generalmente se trata de un soporte para una fuente con agua .
También para campamentos largos se puede hacer una ducha, como la del dibujo, que es un balde con agua perforado .
Es aconsejable no amarrarlo a los árboles , pues al caer sus hojas ensucian el agua .


  El mochilero

 

 

Los mochileros son las construcciones más típicas que se hacen en los campamentos. El más común es el mochilero tipo "A" que es uno de los más fáciles de hacer.

Si tu campamento es en un lugar húmedo (el mar) o con rocío, se debe cubrir con un toldo plástico para evitar que se mojen las mochilas.

Los mochileros ahorran bastante espacio dentro de las carpas, pues así no se ocupa espacio con las mochilas. Se puede usar el mismo diseño de los mochileros para colgar bolsas de dormir y frazadas, pero no se debe sobrecargar el mismo mochilero con frazadas y mochilas, pues puede romperse.

Otro uso que puede dársele al mochilero es para guardar cosas y que no estén sobre el piso, como alimentos para que durante la noche no sean comidos por los animales.

Un Tendedero

Resulta poco agradable observar un campamento con ropa tendida por todos lados o con bolsas de dormir sobre las carpas.
Con dos arcos colocados en forma paralela, y cruzados con unas varas a modo de perchas es suficiente. Para evitar sorpresas provocadas por el viento, conviene lastrar el conjunto con un sistema de piedras atadas de a pares

 



 

 

La cocina

Las cocinas se pueden hacer de diversos materiales (por ejemplo de barro).

Debe tenerse en cuenta al construirlas colocarles algún material para tapar el viento, ya que sin esto es muy probable que el fuego no se encienda. Se debe dejar un espacio para tener los víveres.

 



La Letrina

Imprescindible en cualquier campamento, deben ser colocadas algo alejadas, pero en un lugar encontrable durante la noche. Su construcción es básicamente un agujero profundo con una especie de silla encima . Periódicamente se va cubriendo con una capa de tierra y al final del campamento se cubre totalmente

 

PUENTES


Estas partes se unen en el centro de manera que las dos perchas de una parte se apoyen entre los travesaños colocados uno abajo y otro arriba de las perchas que sostienen la otra parte (ver Fig.); de esta manera se puede atravesar una distancia bastante grande utilizando perchas cuya longitud alcance un poco más de la mitad que el ancho del río.
Este puente es muy estable y toda la presión se transmite de arriba a abajo; es necesario reforzar las juntas de apoyo en las márgenes por medio de algunas estacas gruesas para impedir deslizamientos irregulares en los cuatro apoyos. La estructura una vez terminada se recubre con ramas suficientemente gruesas para formar el piso del puente

Puente de tijeras

Se principia haciendo los caballetes sobre las orillas. Enseguida se les desliza en el agua hasta sus respectivos lugares, y se levantan conservando una ligera inclinación hacia la margen más próxima. Se instala la pasarela y los pasamanos

Otras ideas de Construcciones:

 

 

 

Los materiales de patrulla

A la hora de acampar, es muy importante contar con los implementos que nos permitan hacer de nuestra excursión lo más grata posible. Nuestros campamentos scout no son la excepción: carpas, ollas y amarres nos resultan indispensables a la hora de querer cumplir con todas las tareas que normalmente realizamos en ellos, por eso es que aquí presentamos una lista con los materiales más importantes que cada patrulla debe tener consigo a la hora de querer tener una grata experiencia al aire libre.

 

Lista de materiales

Esta es una lista de materiales recomendados para un campamento de verano de los que suelen hacerse en el Gavin (Duración de 2 semanas promedio). Puede que consideres muchos de estos materiales como innecesarios o creas que algo de vital importancia ha sido olvidado, si es así, simplemente cambia la lista para que se ajuste a tus necesidades, esta lista no es en ninguna manera una regla que haya que seguir, sino más bien una recomendación a la hora de ver los materiales que vas a llevar a tu salida o campamento.

 

     

  • 2 Carpas: La importancia de este material salta a la vista, sin un lugar que nos permita dormir cómodos y aislados del frío, difícilmente podríamos pasar la primera noche y no pongo en duda de que disfrutaríamos muy poco de nuestros campamentos.

     

  • 1 Mochila por patrullero/a: Otro material que resulta de una utilidad obvia, sin una forma de transportar nuestra ropa, alimentos y materiales es bastante difícil que emprendamos un campamento en buena lid. Normalmente el grupo suple a las patrullas con mochilas, pero estas no siempre alcanzan para todos los patrulleros por lo que es importante que cada uno tenga su mochila.

     

  • Polietilenos o Toldos: Primero hay que mencionar que se requiere de 2 polietilenos que se ubican debajo de las carpas para evitar que el agua y la humedad se filtren por la base de esta. Luego tenemos los polietilenos que usaremos como Toldos, el número de estos depende de los que creamos necesarios pero se recomienda contar con un mínimo de 2.

     

  • 2 Bidones para agua: Un material que resulta indispensable a la hora de querer almacenar agua en campamento, ya sea esta para cocinar, lavar nuestros útiles de cocina o simplemente beber. Es muy importante que se encuentren marcados de tal modo que se distinga que es agua, así evitando que se confundan con los bidones de parafina. Una buena idea es marcar los bidones con el nombre de la patrulla para evitar que se confundan con otros, además de unir la tapa al bidón con un trozo de cáñamo o pitilla para evitar que esta se pierda.

     

  • 2 Bidones para parafina: Que nos permita guardar la parafina que usaremos en nuestra lámpara y anafe a lo largo de campamento. Como ya dije, es bueno marcarlos con algo que los distinga de los bidones de agua.

     

  • 1 Lámpara a parafina Petromax o similar: Nuestra fuente de luz en campamento, un material que debe tratarse con cuidado y al que se le debe hacer mantenimiento constantemente para asegurar su buen mantenimiento. Importante es llevar repuestos de las piezas de la lámpara (pepas, agujas, camisas, suela de bombín, foco, loza) asi como un alicate de punta y otro normal y una llave Nº9 para realizar reparaciones en la lámpara.

     

  • 1 Embudo: Ayuda a la hora de querer cargar de parafina la lámpara y el anafe.

     

  • 1 Pala y su funda: Este es un material más orientado a las diversas construcciones que queramos hacer en campamento, claramente sirve para hacer hoyos, pero de nosotros depende si queremos usarla para hacer la letrina, enterrar un mastil, etc. La funda esta para evitar que la pala se oxide con la humedad durante las noches y los dias de lluvia.

     

  • 2 Hachas con sus respectivas fundas (además de una piedra de afilar): El hacha la usaremos para cortar los troncos o ramas que necesitemos para realizar nuestras construcciones, ya sea una mesa, cocina, intendencia, etc. Es importante que el uso del hacha se limite a los scouts más diestros con esta herramienta ya que resulta bastante peligrosa en las manos de una persona poco experta en su utilización.

     

  • 2 ovillos de cañamo: Normalmente, para amarrar los troncos utilizaremos nuestros amarres, pero hay ocasiones en las que debemos unir pequeñas ramas, como es el caso de las astucias y un amarre resulta demasiado grande para esta tarea, aqui entra en acción el cañamo, que es mucho más delgado y apto para esta clase de trabajos.

     

  • 100 amarres: Los amarres nos resultan útiles a la hora de querer unir dos troncos durante la elaboración de nuestras construcciones.

     

  • 3 cámaras de camión: Utilizadas normalmente en los campamentos de verano, nos sirven como un medio de recreación en lagos y ríos, así como en la fabricación de balsas. Además que es muy posible que los jefes las utilicen en alguna actividad que este preparada para campamento.

     

  • Botiquín de patrulla: El botiquín de patrulla se discute a fondo en otra sección.

     

  • Materiales de secretaria: consiste en carpetas, lápices, tijeras y demases que resultan útiles a la hora de la elaboración de informes. Se utilizan especialmente durante la exploración.

     

  • Estacas adicionales.

     

  • 1 anafe a parafina Primus o similar: Nuestra cocina en campamento, un material que así como lámpara requiere de un uso cuidadoso y de mantenimiento.
Todo el material que será puesto a continuación, corresponden a materiales de cocina y dudo que alguno de ustedes no sepa para que sirven las ollas por ejemplo, así que se encuentra carente de descripción.
  • 2 ollas con tapa.
  • 2 fuentes para ensaladas.
  • 1 sartén.
  • 1 colador de fideos.
  • Paños de cocina.
  • Cuchara de palo.
  • Cucharón de metal.
  • Espátula.
  • Cuchillo Cocinero.
  • Abre latas.
  • Salero.
  • Azucarero.
  • Detergente biodegradable y esponja.

Espero la información les haya resultado de utilidad, Roberto Torres.

El Campismo, Escuela del Carácter.

Por: Roberto Torres

Camping o acampar, es alojarse temporalmente en el campo, al despoblado, con objetivos y finalidades diversas, pero siempre de carácter provisional. Esta actividad en plan deportivo se inició a principios de este siglo en Inglaterra, época en que Baden Powell organizó al cuerpo de jóvenes exploradores o Boy Scouts a fin de cultivar su espíritu cívico, camaradería y práctica de ejercicios físicos. Esta actividad pronto fue imitada por otros países al considerarse no solo saludable, dado el contacto que se tiene con la naturaleza, sino por el beneficioso efecto que como escuela de carácter, se forja en la personalidad de quien la practica. A base de ejercitar el campamento, el joven va absorbiendo nociones de responsabilidad y sentido del deber. Se forja en su carácter una disciplina que es aceptada por ellos mismos, derivándose de ello, extraordinarias ventajas para la salud física así como para la espiritual, complementándose con un deseo de protección a la flora y la fauna silvestre.

Como Orientarse.

Una de las principales actividades que aprende el joven que practica el campamento, es desarrollar un sentido de orientación, dado que esta actividad no solo resulta útil sino necesaria. Se comienza a enseñarle a observar cuidadosamente los objetos prominentes que se encuentran a su alrededor, tales como montañas, puentes, etc. Se le enseña a utilizar la rosa de los vientos, no sólo en los mapas que levanta, sino a señalarla sobre el terreno del campamento a fin de orientar éste adecuadamente con relación al sol. También adquiere destreza para orientarse en el día con la sola observación de los astros (como salida y puesta del sol), por las noches se le enseña a observar las diferentes constelaciones de estrellas, las cuales sirven como puntos de referencia en la orientación personal y del grupo. Lo más importante es el conocimiento que adquiere de la brújula, instrumento que le sirve para localizar rumbos, guiar grupos y evitar el perderse en la inmensidad del campo.

La Tienda o Carpa.

El acampar requiere de cierto equipo adicional, indispensable para protegerse de las inclemencias del tiempo por un lapso relativamente breve, pero haciendo más confortable nuestra permanencia. Tal vez lo más importante de estos accesorios es contar con una buena tienda de campaña, que son simples coberturas de lona o tela impermeable, las que se sostienen por el lado de adentro mediante tubos llamados montantes, que son de madera o metal liviano (aluminio). Los bordes inferiores de tales tiendas o carpas se sostienen con estacas y cuerdas al terreno seleccionado. Estas tiendas en las cuales se pasan la gran mayoría de las horas que dura el campamento, tienen forma, dimensiones y accesorios muy variados según el número de personas que las utilicen, el clima y el lugar en donde serán montadas. Las hay desde las personales, hasta las que albergan grupos numerosos. También hay tiendas abiertas, así como dobles o isotérmicas especiales para la alta montaña.

El Arte de Hacer Nudos.

Toda persona que gusta de acampar requiere tener un cierto adiestramiento en cabuyería, esto es el arte de hacer nudos, amarres, etc., a base de una simple cuerda o mecate. Existe una gran variedad de nudos y cada uno esta destinado a un fin diferente. La importancia de dominar esta técnica permite a la persona entre otras cosas fijar correctamente la carpa o tienda de campaña, el improvisar una serie de anaqueles, sillas, mesas, con solo atar correctamente una serie de palos. Existen muchos tipos de ligaduras, la de cruz, la de empalme, nudo de corazón, etc. Lógicamente también es aconsejable conocer bien los distintos tipos de estacas de anclaje, que pueden ser de metal, así como de madera. Al igual que los nudos las estacas pueden servir para hacer entablillados durante posibles accidentes, e incluso formar camillas improvisadas.

Formas de Preparar Fuego.

Dominar las distintas técnicas de encender el fuego es otra de las actividades importantes o esenciales para el que gusta de acampar. No existe campamento en el cual no haya una fogata para ahuyentar animales en la noche o bien, como fuente de luz natural. Pero aparte de esto, es indispensable en la preparación de alimentos. Se debe conocer los tipos de madera más apropiados para este fin, así como su colocación para el encendido más rápido y duradero. Cuando el campamento cuenta ya con una fogata, entonces se puede preparar el fuego según las necesidades inmediatas. Existen diferentes tipos básicos, como el simple trípode, el modo más elemental para calentar líquidos, hasta el improvisado horno que nos permite asar alimentos, pasando por el horno de piedra y la hoguera de troncos, formas de fuego que son útiles cuando se requiere de lumbre para mucho tiempo.

Plantemos un Árbol, es una Diversión Constructiva.

Los árboles aparte de embellecer el paisaje, es morada de innumerables animales, proporcionarnos sabrosos frutos y madera indispensable para infinidad de cosas, significan una excelente protección al suelo contra la erosión del viento y del agua. Dado lo anterior, resulta atentar contra la vida de la colectividad el destruir un árbol. Desde luego, a pesar de los innumerables beneficios que reportan los árboles, no podemos prescindir de la madera que requiere la industria moderna, pero aún esto debe hacerse cuidando las riquezas forestales y explotando los bosques adecuadamente. Si comprendemos todo esto, estaremos de acuerdo en que por cada árbol que se corte debemos plantar de uno a tres arbolitos. Si cada uno de nosotros plantara un árbol y lo cuidara hasta que pudiera valerse por sí solo, ningún país del mundo tendría porque preocuparse por su riqueza forestal. Pensamos que no es pedir mucho al hacer esta exhortación sobre todo si empezamos a temprana edad.

El Alpinismo.

Ascender montañas es una proeza muy antigua, que por necesidad se requería para poder vencer un obstáculo y alcanzar un objetivo. A esto no se le puede llamar alpinismo, pues éste es un deporte en el cual, escalar montañas se hace únicamente con ánimo deportivo, haciendo de esto un fin en donde se prueba la voluntad, aptitudes, destreza y tenacidad. Este deporte tiene su origen hacia fines del siglo XVIII cuando el eminente naturalista suizo Horacio Benedicto de Saussure, ofreció un premio a quien encontrara una ruta para alcanzar la cima del Monte Blanco (máxima altura de los Alpes y de Europa). A partir de entonces se fueron creando por todo el mundo diferentes clubes alpinos en los cuales se reúne gente a la que le gustaría afrontar miles de peligros, como el caer en una grieta, ser arrastrado por un alud, soportar tormentas de nieve, exponerse a congelaciones, etc., sólo por el gusto de realizar dicha proeza con sano espíritu deportivo. Para realizar tan excelente como extraordinario deporte, se requieren algunos accesorios indispensables, como: botas, anteojos ahumados, pica o piolet, spikes, cuerda, mosquetón, mochila, etc.

El Aire de Montaña es Saludable a Nuestro Organismo.

Cuando cierta gente, durante sus vacaciones, parte hacia la montaña diciendo que lo que busca es "cambiar de aires", es eso precisamente lo que logra, resultando el cambio favorable para su salud. Veamos por qué: la disminución de la temperatura en la montaña produce una sensación de alivio a los que viven en la ciudad, invita al movimiento y aviva el apetito. La disminución de la presión atmosférica en las alturas, produce una sensación de descanso que incluso es recomendable para enfermos del corazón o de asma. La absoluta pureza del aire de la montaña permite los famosos "baños de sol y aire". Los rayos del sol son particularmente ricos en rayos ultravioleta que no llegan a las zonas más bajas por ser detenidos por la atmósfera casi siempre contaminada. Esto ayuda a la pigmentación de la piel, aumenta el número de glóbulos rojos, mejora el sueño, aumenta el apetito y favorece la producción de vitamina "D" necesaria para asimilar el calcio. Cuando la temperatura no es menor a 15° se pueden tomar baños de aire a "cuerpo desnudo" produciéndose una acción excitante del organismo, con la ventaja de habituarnos a los descensos de la temperatura.

El Aire de Mar Favorece a Nuestro Organismo.

Existe cierta similitud entre el aire de la montaña con el marítimo, ya que se dan condiciones climáticas y variaciones de temperatura que son benéficas para la salud. Al igual que en la montaña, una de las principales características del clima marino es la pureza del aire, con la ausencia casi total de polvo atmosférico en donde el cuerpo recibe una abundante irradiación solar con la ventaja de la presencia real de yodo en la atmósfera. La talasoterapia, también llamado baño de mar actúa beneficiosamente en el organismo, porque provoca en éste un estímulo saludable en la circulación sanguínea, dada la diferencia de la temperatura entre el cuerpo y el agua de mar. A todos los beneficios enumerados se les puede sumar los producidos por la práctica de la natación, ya que se considera como uno de los ejercicios físicos más completos. El clima marítimo en sí resulta beneficioso para todos y en especial recomendable para las personas propensas a bronquitis, reumatismo, así como los enfermos de los nervios.

Adonde Acampar.

El lugar perfecto para campamentos, es aquel que está suficientemente despejado, con algo de elevación para evitar las neblinas matutinas que se levantan de los ríos y lagos de las cercanías. Con un poco de declive para que el agua de lluvia se escurra fácilmente, pero con nivel suficiente para lograr dormir. Que el terreno se encuentre cubierto de hierba, algo arenoso para que absorba el agua. Hay que evitar el terreno arcilloso, porque la hierba que lo cubre se machucará rápidamente y aquello se convertirá en un lodazal; también hay que alejarse de la arena suelta, porque ésta se meterá en todos lados, la comida, la ropa; y de los lugares ricos en vegetación tipo hierba o arbustos altos, porque ello denota un terreno pantanoso con mosquitos y plantas urticantes.

Por otra parte, el lugar deberá estar protegido de los vientos dominantes. No se debe colocar las tiendas directamente debajo de los árboles. Te protegerán bien de una buena lluvia, pero cuando ésta se haya acabado, los árboles permanecerán goteando durante muchas horas. Deberá haber agua dentro de una distancia razonable y una cantidad suficiente de leña para combustible y madera para las construcciones de campamento que se quieran hacer.

Mapa de Excursión.

Un mapa es una fotografía simple de un pedazo de tierra tal y como aparecería visto desde el aire de la misma forma que se vería, si se fuera volando en un avión. Viendo hacia abajo, se verían, caminos y ríos, praderas y bosques, pueblos y ciudades. En el mapa, lo más importante de estos detalles se muestran mediante signos especiales, llamados signos topográficos.

El tipo de mapa que se necesita para una excursión se llama mapa topográfico, que proviene del griego topos, lugar y grafos, escribir, dibujar. Los mapas topográficos vienen en diferentes escalas. La escala es la relación entre la medida que existe entre dos puntos del mapa y la medida real entre esos dos mismos puntos en el terreno. Una buena escala para un mapa de excursión es la de 1:1000, es decir un centímetro del mapa corresponde a 1000 centímetros en el terreno.

La Meteorología y El Campismo.

Es muy posible que las condiciones atmosféricas y el tiempo reinante tengan mucho que ver con el éxito de un campamento. Sin lugar a dudas que con mal tiempo será muy difícil tener excursiones y campamentos donde se pueda disfrutar del sol, el aire libre y el encanto de la naturaleza. Pero esto no significa que en algunas ocasiones durante un campamento o excursión, llueva o exista mal tiempo. Es natural. En muchas partes de América Latina el tiempo es variable, pero es una oportunidad de demostrar aquello de que "el Scout sonríe y canta en sus dificultades". Especialmente nuestro interés es que antes de salir de campamento se asegure de las condiciones meteorológicas que habrán de existir y esto se puede conocer a través de la radio, del periódico o a veces en los noticieros que frecuentemente emiten las radioemisoras y emisoras de televisión.

Hay que procurar establecer el programa de campamento en épocas apropiadas, pero también hay que acostumbrarse a acampar en condiciones de tiempo desfavorable. Esto ayudará a que si en una excursión llegase a llover durante todo el día, se pueda pasarla lo mejor que el ambiente ofrezca y sacar con ello buen partido y diversión de esta interesante experiencia.

 

Construcción de un refugio

La función principal del refugio es protegernos de los peligros de medio ambiente. Un calor extremo puede producir un síncope o un golpe de calor; por el contrario, el exceso de frío produce hipotermias y congelaciones. En las zonas pantanosas nos pueden devorar los mosquitos y si nos calamos hasta los huesos mientras dormimos podemos coger una pulmonía, aparte de la incomodidad, la ausencia de descanso y el golpe contra nuestra moral que esto supone.

Un buen refugio, además de protegernos de los elementos anteriores, proporciona comodidad, seguridad y firmeza psicológica.

El tipo de refugio que construyamos dependerá de nuestras necesidades, del tiempo que vamos a permanecer en ese lugar y de las herramientas de las que dispongamos. Siempre deberíamos incluir en nuestro equipaje al menos una buena navaja, un cuchillo de monte y una lámina de plástico de 2x2 metros o similar que ocupa y pesa poco y nos proporciona un techo impermeable. Si el peso no importa, también podemos incluir un hacha pequeña o un machete.

Emplazamiento

Evidentemente, buscaremos en lo posible un lugar seco y al abrigo del viento, lejos de aguas estancadas o pantanos para evitar que nos devoren los mosquitos, aunque una fuente cercana o un pequeño curso de agua sería ideal.

Es aconsejable, para minimizar los riesgos, huir de las orillas de los ríos, pues puede sorprendernos una crecida, incluso en tiempo soleado, por la rotura de una presa formada de manera natural a causa de la acumulación de ramas, como sucedió no hace mucho en un camping español, que quedó arrasado en cuestión de pocos minutos. La gente murió dentro de sus vehículos y caravanas, que fueron arrastrados por la fuerza de la corriente. Lo mismo se puede decir de los cauces secos de los ríos, que con una tormenta pueden convertirse en torrentes antes de que nos demos cuenta.

También se desaconseja acampar bajo los árboles por el riesgo de que nos caiga una rama encima. Reconozco que yo me salto esta norma con frecuencia, pues los árboles protegen del rocío. Si decides hacer como yo, fíjate bien que no tenga ramas secas que supongan un riesgo pata ti. Evita también los lugares con peligro de desprendimiento de rocas o riesgo de aludes de nieve.

Es importante prestar atención a los alrededores para no darnos cuenta, una vez terminada nuestra construcción, de que tenemos un hormiguero o un avispero como vecinos.

Tipos de refugios

Vehículo

Si nos encontramos en una situación de supervivencia real por haber sufrido un accidente y nuestro vehículo aún está habitable, puede constituir un buen refugio. De lo contrario prestemos atención al material que lleva dentro y que podría servirnos. Los periódicos son un buen aislante; si disponemos de ellos utilicémoslos para cubrir las ventanas y protegernos mejor del frío. Si necesitamos hacer fuego y no disponemos de cerillas ni mechero podemos empapar con gasolina un trozo de tela, de papel, de esponja de los asientos, etc. y hacer chispas sobre él cruzando los terminales de la batería. Si quemamos o añadimos aceite de motor al fuego conseguiremos un humo negro y denso excelente para hacer señales.

Refugios naturales

Son refugios cuya construcción requiere poco o ningún esfuerzo por nuestra parte. Se improvisan en hendiduras y oquedades de rocas, cuevas, formaciones del terreno y de la vegetación. Una hendidura en una pared rocosa que nos proteja de la lluvia y el viento y no ofrezca riesgos de desprendimientos es ideal. Sólo tendremos que preocuparnos de construir un lecho seco y confortable.

Refugios improvisados

Son los que construimos con los materiales que encontramos en la naturaleza o que llevamos en nuestro equipaje.

Refugio con una lámina de plástico

Si disponemos de una lámina de plástico suficientemente grande podemos improvisar un refugio tendiendo una cuerda entre dos árboles y colocando la lámina como una tienda de campaña clásica. En los extremos envolveremos unas piedras que luego sujetaremos con unas orquillas de madera o las anudaremos y las afirmaremos con cuerdas y piquetas improvisadas con unos palos de madera resistente. Si cavamos una zanja alrededor evitaremos que nos anegue el agua en caso de tormenta.

Refugio con un bote salvavidas            

Un bote salvavidas vuelto del revés y elevado por un lateral con ayuda de unos palos constituye un refugio excelente.

Cobertizo

Es probablemente el más clásico de los refugios de supervivencia. Utiliza un armazón de madera, pero si utilizamos uno o dos árboles como columnas nos ahorraremos mucho trabajo y el refugio ganará en solidez. En climas fríos utilizaremos un fuego para calentarnos y un reflector de troncos detrás para aprovechar mejor el calor. Por ello es importante tener en cuenta la dirección del viento si no queremos terminar ahumados. El techo lo cubriremos de materia vegetal. En algunas zonas es fácil encontrar grandes hojas con las que construir un techo impermeable ensamblándolas a modo de tejas. También se pueden improvisar tejas con trozos de corteza. Si no, un techo de hierba seca y paja, si es lo suficientemente grueso, también nos proporciona cierta impermeabilidad.

Refugio con un árbol caído

Hay que cortar algunas ramas para hacer una oquedad en la copa caída. Es un refugio acogedor y, si el árbol es frondoso, nos protegerá del viento, pero no de la lluvia.

Refugio con soporte de ramas en forma de A

Es otro refugio clásico y que ofrece mayor abrigo que el cobertizo. Se construye con un armazón de palos que adoptan la forma de una tienda de campaña canadiense tradicional o de una A. Se cubre con una capa de hojas grandes a modo de tejas, y por encima de éstas una capa de hierba, hojarasca, ramas que no perforen las tejas para evitar que el viento nos levante el techo.

Refugio de tronco

Es un tipo de refugio únicamente apropiado para pasar cortos periodos de tiempo porque no suele ser muy cómodo, a no ser que el tronco posea un gran diámetro. Consiste en un sencillo cobertizo que se realiza apoyando una serie de ramas sobre un tronco caído y cubriéndolas con los materiales indicados anteriormente.

El lecho

Es una parte fundamental de nuestro refugio. Debe de ser blando, seco, horizontal y caliente (excepto en el desierto, que será fresco). Esto lo lograremos escogiendo bien el emplazamiento (huir de zonas con humedad), quitando los palos y piedras que pueda haber en el suelo, y aislándonos bien de éste con hojarasca, helechos, ropa, etc.

(Refugios para condiciones especiales)

Desiertos cálidos

La función del refugio en el desierto es protegernos del sol y del calor. Otros factores importantes son las tormentas de arena y las, en ocasiones, frías temperaturas nocturnas.

Se recomienda enterrarse en la arena para minimizar las pérdidas de agua y protegerse del sol. También podemos cubrirnos con una tela de paracaídas si disponemos de ella.

Para construir un refugio o desplazarse escójanse las horas más frescas del día, al amanecer o al atardecer.

La temperatura suele ser varios grados más baja a unos centímetros por debajo del suelo, por lo que excavaremos un hoyo que cubriremos con una tela o el material del que dispongamos y que nos ofrezca sombra.

Zonas frías y de montaña

Cuando el frío se acerca a valores extremos, el refugio se convierte en el elemento del que dependerá nuestra supervivencia, y su construcción pasa a ser la principal prioridad.

No debemos olvidar que el viento agrava los efectos negativos del frío.

El propósito fundamental del refugio en zonas frías es retener nuestro calor y el producido por otras fuentes de calor que podamos emplear. Para eso es necesario que no haya corrientes de aire y que el refugio no sea grande en exceso. Un refugio pequeño es más caliente y da menos trabajo que uno grande.

Cueva de nieve

Después del iglú, probablemente sea el mejor refugio para zonas frías. Se necesita una pala u otro utensilio improvisado (un plato, un palo...) con el que cavar donde haya nieve amontonada. Debe excavarse una cueva pequeña (cuanto más grande más difícil será de calentar) con un lecho a unos 40 cm por encima del nivel del suelo y, si se desea, también podemos añadir una plataforma para cocinar con un hornillo 30 cm más alta. No debemos olvidarnos de practicar un agujero de ventilación en la parte de arriba y otro en el bloque de hielo o nieve compactada que sirva de puerta. La pala debe guardarse dentro por si es necesario utilizarla para salir por la mañana. Encendiendo una simple vela en el interior de este refugio conseguiremos que la temperatura aumente varios grados

Trinchera

Si no existe suficiente nieve para excavar una cueva, se puede hacer una trinchera y cubrirla con bloques de nieve compactada o el material que se tenga a mano.

En las zonas donde no hay mucha nieve y tenemos madera abundante, podemos construir un cobertizo clásico con el lado inclinado apuntando en la dirección del viento. Haremos un fuego y colocaremos un reflector de troncos o piedras que refleje el calor hacia nosotros.

 

Cobertizo

En las zonas donde no hay mucha nieve y tenemos madera abundante, podemos construir un cobertizo clásico con el lado inclinado apuntando en la dirección del viento. Haremos un fuego y colocaremos un reflector de troncos o piedras que refleje el calor hacia nosotros.

Iglú
Es el mejor refugio contra el frío. Sin embargo requiere de un previo aprendizaje de la técnica, de herramientas, (como mínimo un cuchillo) y de varias personas para realizarlo. Sólo merece el esfuerzo si vamos a pasar bastante tiempo en ese lugar.

Selva tropical

Debido a la gran abundancia de insectos, todo el que se disponga a atravesar una selva debería incluir en su equipaje una tela mosquitera. Una hamaca es ligera y aísla del suelo. Si no disponemos de ella quizá tengamos material con el que improvisarla (tela de paracaídas, una manta, etc...) Un techo sobre nuestra hamaca o nuestro lecho nos protegerá de la lluvia.

El refugio con soporte de ramas en forma de A es muy indicado para protegernos de la lluvia

Plataforma con tela mosquitera

Este refugio nos aísla del suelo y nos protege de insectos. Si se le añade un techo nos protegerá además de la lluvia. El lecho lo cubriremos con hojas de palmera u otra materia vegetal.

Espero la información les haya resultado de utilidad, Roberto Torres.

 

 

 

 

 

 

 

Arriba cocina scout org. campamento

Si tiene problemas o preguntas relacionadas con El Rincón del Arte Matero Contacte aquí.
Última actualización: 25 de enero de 2013.